Todo el material es gratuito, pueden descargarlo, copiarlo y bendecir a otros. Nuestros servicios son los miércoles 7 pm, viernes 7 pm, sábados 12 pm y 5 pm. Que el Eterno les bendiga y les guarde.

La Susceptibilidad

La susceptibilidad tiene su raíz en el egocentrismo y la complicación interior. Las personas susceptibles acarrean una pesada desgracia: la de ser retorcidos. Complican lo sencillo y agotan al más paciente. Viven siempre con la guardia en alto, a pesar de lo cansado que eso resulta. El mayor problema de las personas susceptibles no es solamente que no sepan aceptar el rechazo o las burlas sino que suelen ver ataques de los demás que realmente sólo están en su imaginación. 

Leer más...

El Diezmo

La importancia de observar el precepto de diezmar, los consejos que el Eterno nos da para alcanzar sus bendiciones. A fin de agradar a Elohim, las Escrituras nos dan el consejo de que debemos dar voluntariamente y con alegría: “Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Elohim ama al dador alegre. Y poderoso es Elohim para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra; como está escrito: Repartió, dio a los pobres; su justicia permanece para siempre…” (2 Corintios 9:7-9).

Leer más...

Las Deudas

¿Problemas con el dinero o por el dinero? ¿Demasiadas deudas? La Escritura no expresa ni prohibiciones ni permisos sobre el préstamo de dinero y el endeudamiento. La sabiduría de la Palabra de Elohim nos enseña que usualmente no es buena idea endeudarse. Las deudas nos hacen esencialmente esclavos de aquel a quien debemos. Al mismo tiempo, en algunas situaciones, el endeudarse es un “mal necesario”. En tanto que el dinero sea manejado de una manera sabia, y los pagos de la deuda sean manejables para el creyente.

Leer más...

El Juicio de Elohim y los Pobres (Sant. 4:11-5:20)

Los ricos impíos deben temer la venganza divina. Debemos ser pacientes en las aflicciones, siguiendo el ejemplo de los profetas y de Job. Evitar el juramento, orar en la adversidad y cantar en la prosperidad; confesarnos mutuamente las faltas y orar los unos por los otros, y atraer a la fe a los hermanos extraviados.

Leer más...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...