La Convivencia con Incrédulos


"Y a los casados mando, no yo, sino el Adon: Que la esposa no se separe de su marido; y si se separa, que se quede sin casar, o reconcíliese con su marido; y que el marido no abandone a su esposa. Y a los demás yo digo, no el Adon: Si algún hermano tiene esposa no creyente, y ella consiente en habitar con él, no la despida. Y la mujer que tiene marido no creyente, y él consiente en habitar con ella, no lo deje. Porque el marido no creyente es santificado en la esposa, y la esposa no creyente en el marido; pues de otra manera vuestros hijos serían inmundos; mas ahora son santos. Pero si el no creyente se separa, sepárese. En tales casos el hermano o la hermana no están sujetos a servidumbre; antes a paz nos llamó ElohimPorque ¿de dónde sabes, oh esposa, si harás salvo a tu marido? ¿O de dónde sabes, oh marido, si quizá harás salva a tu esposa?" (1 Corintios 7:10-16)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...