Se Purifica el Templo

El profeta Daniel señala hacia un tiempo cuando el santuario celestial, el lugar donde el Príncipe oficia en favor de su pueblo, se desligará del problema del pecado, llevando a consumación la salvación de sus santos. El autor de Hebreos se refirió también a ese evento diciendo: "Fue, pues, necesario que las figuras de las cosas celestiales fuesen purificadas así; pero las cosas celestiales mismas, con mejores sacrificios que estos" (Hebreos 9:23). La visión de Daniel imprime al Día de Expiación una dimensión espiritual que dará paso a la solución final del problema del pecado.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...