Haftarat Terumah (1 Reyes 5:12-6:13)

El número de los obreros de Salomón. La edificación del templo de Salomón. Sus aposentos. La promesa de Elohim. La decisión de Salomón de edificar el templo no fue arbitraria e inconsulta, ni
debida exclusivamente al deseo y a la voluntad de su padre David. No le movía una ambición personal, ni amor a la gloria, ni la ostentación, sino un afán de realizar el propósito del cielo. Era evidente que había llegado la hora para que se construyera la casa del Eterno, y Salomón se entregó de todo corazón a la tarea. Era un período de quietud y paz, tanto dentro de la nación de Israel como entre las naciones circunvecinas. También había prosperidad, lo que permitió a Salomón conseguir los materiales necesarios. El pueblo pudo construir y estuvo dispuesto a hacerlo.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...